Reacción y determinación (Segunda parte)

28/2/2017

¡Primero, un feliz día les deseo!

 

Como les contaba en el primer escrito, de hace ocho días, el Doctor (ortopedista) me envió unas sesiones de fisioterapia. Lo cierto fue que con el tiempo no mejoraba ni me recuperaba del esguince de rodilla, al contrario: iba empeorando pues aparecían cada vez más dolores en otras partes del cuerpo y la marcha se me complicaba hasta el punto de quedarme físicamente imposible caminar.

 

En resumidas cuentas: fui donde otro especialista, ortopedista, que me evaluó y me dijo: "Sebastián usted necesita múltiples cirugías ortopédicas". Recuerdo que mi respuesta fue: "hágale doctor". Una acción tan simple, como una caída, desencadenó una situación más compleja. Desde un principio pude haber asumido el papel de víctima "ay pobrecito yo", "porqué me pasa esto" sin embargo y por fortuna me llené de valor y carácter.    

 

Creo que esto ilustra que la diferencia la hacemos en cómo reaccionamos frente a lo que nos sucede. Pues no controlamos las situaciones externas, ni lo que nos pueda pasar de imprevisto. Ya para terminar, por alguna parte leí y escuché también, que las situaciones suceden para algo, y no por algo. Y prueba de esta última frase es que gracias a ese accidente, y después de haber pasado por cirugías y recuperación, hoy físicamente estoy muy bien. Esa acción desencadenó todo esto. 

 

¡Fue un gusto compartir con ustedes!

Nos vemos en la próxima :)

 

Sebastián Rico

© Todos los derechos reservados

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload