Reacción y determinación (Primera parte)

21/2/2017

¡Primero, un feliz día les deseo!

 

Alguna vez leí o escuché, la verdad no recuerdo. Era algo así como: "no podemos controlar lo que nos sucede, pero si el cómo reaccionamos frente a esto" Para ilustrar de lo que hablo, quiero compartirles la experiencia que viví aquel tres de julio del dos mil catorce. Ese día era un jueves común y corriente, yo me encontraba en la universidad pues estaba asistiendo a talleres de literatura. Faltaban, tal vez, quince minutos para entrar a clase cuando, y mientras caminaba, tropecé, de la manera más absurda, con la pata de una mesa. Inmediatamente caí y sentí los golpes tan tenaces en ambas rodillas. Ustedes no se alcanzan a imaginar el dolor. 

 

Estuve sentado mientras esperaba a que me atendieran paramédicos pues, la verdad, era mucho el dolor para caminar. Tal vez tres horas después estaba donde un ortopedista que, una vez me examinó, me dijo: "ve Sebastián, vos no tenés nada grave, no hay fractura, simplemente un esguince en la rodilla derecha. Te voy a mandar diez sesiones de fisioterapia" De inmediato comencé las sesiones de fisioterapia. 

 

Así que cuando sientan que les sucede algo inesperado, lo mejor es ocuparse de la reacción, el cómo van a actuar frente a lo que les suceda.   

 

Dentro de ocho días continúo con ésta historia, pues ahí no paró la situación. Resultó ser más compleja de lo que esperaba. 

 

¡Fue un gusto compartir con ustedes!

Nos vemos en la próxima :)

 

Sebastián Rico

© Todos los derechos reservados

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload