Sebastián Rico Osorio

Recuerdo las tantas veces que me llevaban al médico. Pediatra, Neurólogo. ¿La razón? A los tres años, en mil novecientos ochenta y nueve, mi vida cambió, pues resulté con un absceso cerebral que dejó como resultado una hemiparesia del lado derecho. Esto, indudablemente, si bien afectó mi parte motriz, me ayudó a formar carácter, ser perseverante, aceptar mi condición. ¡Y lo mejor!: de alguna manera, estas cualidades, me han servido para ir construyendo mi propia vida. En este caso relacionada con la escritura creativa. Y si bien soy Administrador de profesión, mi objetivo es y ha sido: ser un novelista y (auto) publicar mis novelas.