Sebastián Rico Osorio

Recuerdo las tantas veces que me llevaban al médico: el pediatra, neurólogo. ¿y la razón? A los tres años mi vida cambió, pues resulté con un absceso cerebral. Aunque si bien este suceso afectó mi parte motriz y durante muchos años la parte ortopédica fue mi talón de Aquiles, también me ayudó a formar carácter y a sobreponerme.

 

Este ingrediente es el que me ha ayudado para ir construyendo mi propia vida pues mi objetivo es: por un lado ser un novelista y (auto) publicar mis novelas. Y además un hombre de negocios.