Al que le gusta, le sabe

Desde muy temprana edad, tenía once años, me di cuenta de mi gusto por la escritura. Nos habían colocado (cursaba quinto de primaria, año 1997) una tarea para escribir un cuento sobre la naturaleza.

 

Seis años después (año 2003) fue cuando tuve mis inicios como amante de la escritura y desde ese momento, hasta la fecha, he practicado lo que para mi hoy es un oficio: escribir.

 

Me he dado cuenta la importancia que ésta tiene en la vida de cada uno de nosotros. Pues al fin y al cabo el lenguaje, bien sea de manera textual u oral, es lo que nos permite comunicar.