La palabra tiene poder 

Me acuerdo que la primera vez que tuve contacto con la escritura creativa fue a los once años, en una tarea que nos habían colocado en el colegio -yo cursaba quinto de primaria. Lo que me ha llamado la atención fue que precisamente en ese año (1997) mi papá, José Fernando Rico, fallece.

 

Lo cierto es que solo seis años después, desde el año 2003, asumí la actividad de escribir de manera regular y metódica. Tal vez por eso hoy, algunos años ya de estar ejerciendo esta labor, estoy convencido del poder que le podemos dar a las palabras.

Un negocio, el que sea, debe tener personalidad, para así transmitir, con las palabras, su propia esencia. Y para lograr eso el profesional de la palabra se encarga de desarrollar un lenguaje que identifique a la marca y así llegarle al público.

¡Gracias por estar acá, bienvenido!